miércoles, 26 de abril de 2017

Los rollos jurisdiccionales en Tierra de Campos

El 26 de mayo de 1813 las Cortes de Cádiz emitieron su decreto número CCLVIII por el que se ordenaban retirar todos los símbolos de vasallaje que existieran en los pueblos del país. Los ayuntamientos serían los encargados de demolerlos o quitarlos independientemente del lugar en que se encontraran. La razón a la que se aludía en el decreto era que «los pueblos de la Nación Española no reconocen ni reconocerán jamás otro señorío que el de la Nación misma», calificando tales símbolos como «recuerdo continuo de su humillación».

Sin embargo, la ilustrada razón que movió a los legisladores de Cádiz no fue escuchada en esta ocasión, así como en otras muchas, por el conjunto del país. Esto permitió que una gran cantidad de símbolos tales sobrevivieran al afán modernizador ilustrado, muy a pesar de sus promotores y por fortuna desde una visión histórica actual y desde la perspectiva de la conservación del patrimonio.

Esta introducción sirve de pie para presentar el tema de esta entrada, y es que uno de los principales símbolos del poder feudal o vasallático que florecían aún en los pueblos de españa eran los rollos jurisdiccionales o rollos de justicia. Aquí se repasarán los cuatro ejemplos de este tipo de monumento que se mantienen en pie en el norte de la provincia de Valladolid, todos ellos de estilo gótico o protogótico. Se visitarán los pueblos de Aguilar de Campos, Bolaños de Campos, Mayorga y Villalón de Campos, todos ellos ubicados en la zona vallisoletana de la comarca de Tierra de Campos. 

Rollo de Aguilar de Campos

En la Plaza Mayor de Aguilar de Campos encontramos el primero de la lista. Se trata de un rollo de vasallaje y jurisdiccional cosntruido en el siglo XV que presenta una fábrica sencilla. Sobre los siete escalones que forman la base del monumento se eleva el rollo propiamente dicho, formado por tres cuerpos. El primero, de forma hexagonal, presenta en su parte superior un relieve de bolas. El segundo cuerpo es de forma cilíndrica, y en él destacan prinicpalmente las cuatro gárgolas que lo coronan. El tercer y último cuerpo tiene forma cónica y presenta varias bolas adornándolo, con una de matyor tamaño a modo de culminación. En cunato al contexto arquitectónico que rodea a este rollo se puede decir que es una de las vistas más interesantes de la comarca por el conjunto del rollo y la iglesia de San Andrés (de estilo mudejar, construida en el siglo XIV).
Rollo e iglesia de San Andrés, en Aguilar de Campos. Fuente.

Rollo de Bolaños de Campos

El rollo de Bolaños de Campos presume de ser el más antiguo de la zona a la que nos referimos en esta entrada, datado en el siglo XIV. Quizás su mayor antigüedad respecto a los demás es una de las causas de su mayor sencillez arquitectónica. Sobre la base, compuesta por seis escalones, se eleva el único cuerpo que lo compone, de forma cilíndrica simple. El remate superior del rollo está compuesto por cuatro figuras de felinos, posiblemente leones.
Rollo de Bolaños de Campos. Fuente.

Rollo de Mayorga

Avanzamos en complejidad al llegar al extremo norte de la provincia de Valladolid para contemplar el rollo de justicia de Mayorga. Construido a principios del siglo XVI, la mayor parte de su estructura es cilíndrica, sobre la cual se ubican algunos anillos decorados y otros elementos de mayor complejidad, como las cuatro gárgolas ubicadas hacia el segundo tercio de su altura. En la parte superior hay, rodeando la columna redonda central, ahora estrechada, una especie de templete o baldaquino sobre la que aparece el remate superior, una aguja típicamente gótica adornada con relieve de bolas.
Rollo de Mayorga.  Fuente.

Rollo de Villalón de Campos 

"Campanas, las de Toledo;  
catedral, la de León; 
reloj, el de Benavente; 
y rollo, el de Villalón" *
*Copla popular   

El de Villalón es, sin duda, el más destacado de los cuatro elementos a los que nos referimos aquí, y uno de los más espectaculares que existen a escala nacional, por lo que nos detendremos más aquí que en lo escrito hasta ahora. Ubicado en el centro de la extensa Plaza Mayor de la villa, además de ser el elemento más representativo de la misma con sus diez metros de atura, es el mejor testimonio del ilustre pasado de Villalón, importante centro comercialde la Castilla de la Baja Edad Media desde donde su señor, el conde de Benavente, intentó rivalizar con las ferias de Medina de Rioseco y Medina del Campo.

Rollo de Villalón con la iglesia de San Miguel y los típicos soportales. Fuente.
Aunque hay noticias de una picota anterior, el rollo tal y como se conoce hoy en día fue erigido en 1525 por orden del conde. Artísticamente es muy valioso, recordando a los pináculos de las catedrales góticas cercanas, por lo cual se le ha relacionado con maestros burgaleses. Es interesante la ubicación del rollo, en el centro de la plaza (aunque no ha sido así siempre, ya que hasta el siglo XX se ubicaron algunos edificios en el espacio que hoy conforma la plaza), situado entre la iglesia de San Miguel (ss. XIII-XIV) y el ayuntamiento (s. XVIII), rodeado además por las hileras de soportales típicas de la villa.
Rollo de Villalón con el ayuntamiento al fondo. Fuente.
Seis banzos octogonales forman la raíz del monumento. En el primer cuerpo, el de mayor tamaño, está decorado en sus esquinas por columnas y presenta decoración de conchas, motivos vegetales, animalese incluso humanos. Una repisa en cada uno de los lados podría significar la antigua presencia de alguna escultura en las mismas. Cuatro bichas a modo de gárgolas culminan cada una de las aristas de este primer cuerpo.  

EL segundo cuerpo es más corto y las columnas de sus esquinas son de mayor anchura. Dichas columnas se ven flanqueadas por otras con decoración más llamativa, de motivos vegetales y decoración de cuerdas. No todos los lados presentan la misma decoración, sino que en algunos es exclusivamente vegetal mientras que en otros aparecen representaciones humanas y animales. Al igual que el primer cuerpo, se encuntra finalizado con gárgolas en las esquinas superiores.

El tercer cuerpo es el último, decorado con columnas cuadrangulares formando una especie de castillete en torno a la columna central, la más elevada. Presenta una engañosa base octogonal, forma que no es seguida por el resto del cuerpo. La decoración de este último cuerpo es más basta que la de los anteriores. Al igual que los demás rollos a los que hemos hecho referencia, como se puede apreciar en las fotos aunque no se ha dicho expresamente, una veleta metálica corona el rollo.
Detalle del rollo de Villalón. Fuente.
 

Fuentes

  1. Cortes Generales (1813) Colección de decretos y órdenes que han expedido las Cortes Generales Extraordinarias desde el 24 de febrero hasta el 14 de setiembre del mismo año. Tomo IV, Imprenta Nacional, Cádiz
  2. Duque Herrero, Carlos (2002) "Intervenciones artísticas de los condes de Benavente en Villalón (1434-1586)" Brigecio: revista de estudios de Benavente y sus tierras, nº 12, pp. 15-42.
  3. Duque Herrero, Carlos (2006) Villalón de Campos. Historia y patrimonio artístico. Del siglo XIV al XVI, Cultura & Comunicación, Palencia 
  4. Web del Ayuntamiento de Aguilar de Campos 
  5. Web de ADRI Valladolid Norte  
  6. Web de Turismo de la Diputación Provincial de Valladolid 
  7. Web del Ayuntamiento de Villalón de Campos

sábado, 11 de febrero de 2017

[LIBRO] En el combate por la historia

El motivo de la publicación de esta obra coordinada por Ángle Viñas hay que buscarlo en la polémica que se generó en la sociedad, no sólamente entre los hsitoriadores, a partir de la publicación del Diccionario Biográfico Español por parte de la Real Academia de la Historia. Dicha polémica nacía del sesgo ideológico y el tratamiento parcial que algunos de los autores de dicho diccionario mostraban hacia algunos personajes de la historia de España, especialmente los relacionados con la época de la Guerra Civil y la dictadura de Franco. Las acusaciones de revisionismo se alzaron rápidamente, y la incomodidad entre los historiadores allanó el camino para la aparición de este gran tomo (cercano al millar de páginas) a modo de respuesta. Ese impulso inicial hizo que desde varios puntos se hiciera referencia a la obra presentándola como un «contradiccionario», algo que ha sido rechazado por algunos de los historiadores que participan con sus investigaciones en dicho libro. 

Son cuatro los bloques principales en los que se divide la obra, con varios artículos cada uno escritos por algunos de los mayores especialistas en el tema: la República, la Guerra Civil, el Franquismo y un ultimo apartado compuesto por pequeñas biografías de los principales personajes de estas etapas. Junto al coordinador, Ángel Viñas, aparecen como autores reconocidos historiadores como Julián Casanova, Paul Preston, Gutmaro Gómez Bravo, José Luis Ledesma, Ferrán Gallego, Enrique Moradiellos, Julio Aróstegui, Josep Fontana o Eduardo González Calleja, por nombrar algunos de los 34 investigadores que figuran como autores de al menos un artículo. Cuenta el libro, además, con una herramienta muy interesante: una especie de índicie de voces o conceptos que se relacionan con los distintos lugares dentro de la obra en los que se hace referencia a los mismos, lo cual resulta muy útila  al hora de buscar información sobre algún tema o personaje concreto.

  • Viñas, Ángel (ed): En el combate por la historia. la República, La Guerra Civil, el Franquismo, Pasado & Presente, 2012, 973 pp.

 

lunes, 6 de febrero de 2017

39 términos del vocabulario vikingo


En primer lugar habría que hablar del propio término de «vikingo». No se trata de la denominación que los mismos usaban para referirse a sí mismos como grupo, ni tampoco el nombre que les dieron los habitantes de las zonas donde realizaban sus ataques (los ingleses los consideraban «daneses» aunque no procedieran de la actual Dinamarca, otros los llamaban «normandos», hombres del norte). Ellos mismos se referían a «salir de vikingos» o «hacer el vikingo» cuando realizaban sus incursiones y saqueos estivales.

  • Berserkir: Guerreros de élite que formaban la guardia personal de reyes y jarls. Mediante el consumo de hongos alucinógenos entraban en trance (bersergang) para acudir a la lucha.
  • Bruðkaup: dote de la novia para su boda.
  • Danelag: literalmente «ley danesa», era la parte de Inglaterra dominada por los vikingos, en el este de la isla de Gran Bretaña.
  • Einherjer: literalmente «muerto glorioso», aquel caído en batalla que tiene un sitio reservado en el Valhalla.
  • Futhark: alfabeto rúnico, llamado así por las iniciales de sus seis primeros elementos (Fehu, Uruz, Thurisaz, Ansuz, Raido y Kenaz).
  • Glima: competición similar a la lucha libre.
  • Hamindja: beneplácito de los dioses para con una persona. Especie de buena suerte que afectaba a los más afortunados por los dioses que se traducía en valor, coraje y audacia.
  • Hávamál: libro cuya autoría se atribuía a Odín, una especie de «libro de la sabiduría».
  • Hneafti: juego de mesa autóctono.
  • Jarl: jefe territorial de una región de extensión más bien reducida. Los vikingos no formaban una entidad política unificada, sino que había distintos clanes que controlaban un espacio propio.
  • Jól Blót: fiesta de inicio de año que se celebraba en el solsticio de invierno.
  • Jólaöl: cerveza con especias.
  • Karl: hombre libre.
  • Knattleikr: juego con palos y una pelota de cuero.
  • Knörr: barco mercante.
  • Langskip: barco de guerra que normalmente contaba con un mascarón de proa con forma de dragón, por lo que recibía el nombre de dreki (plural: drekar, de donde viene la incorrecta y popular acepción de drakkar). Si en vez de un dragón se representaba una serpiente se conocía como snekkjar.
  • Lur: cuerno que atronaba al ser soplado.
  • Minni: antepasados.
  • Mjöd: hidromiel, bebida a base de miel fermentada.
  • Mjöllnir: martillo de Thor, un amuleto usual entre los vikingos.
  • Odalsbondi: propietario de tierra con carácter hereditario al que el señor cedía tierras a cambio de su lealtad.
  • Öndvegissúlur: pilastras de madera tallada relacionadas con los espíritus tutelares de la familia. Se lanzaban al agua de las costas q se pretendían colonizar para que las olas las condujeran al lugar óptimo para ubicar el asentamiento.
  • Ragnarök: Batalla del final de los tiempos en la mitología nórdica.
  • Sirgblot: fiesta de inicio de la primavera.
  • Skaldir: poetas errantes que gozaban de una alta consideración.
  • Skali: literalmente «casa larga», edificio principal de los asentamientos vikingos en los que vivía el líder del clan con sus esposas, hijos y otros familiares. Estaban hechas de madera con el techo con forma de quilla de barco invertida. En los lugares donde no abundaba la madera (Groenlandia, Islandia) se construirán con piedra y turba.
  • Skjaldmö: mujeres guerreras.
  • Smiðir: artesanos.
  • Sougmaor: narrador de sagas.
  • Strandhögg: ataque relámpago y por sorpresa en el que eran especialistas los vikingos.
  • Thing: asamblea, una especie de proto-parlamento.
  • Thralls: esclavos capturados como botín de guerra. Podían llegar a comprar su libertad y entonces se celebraba una ceremonia llamada frelsisol en la que el esclavo liberado servía cerveza a su amo por última vez y se sacrificaba un cordero. Así el esclavo se convertía en leysingi (nuevo hombre libre).
  • Úborin börn: literalmente «no aceptado», se consideraba así a los nacidos deformes, quiénes eran abandonados a la intemperie por su padre.
  • Valhalla: gran salón ubicado en Asgard, donde habitan los dioses, reservado para los caídos en batalla hasta la llegada del fin de los tiempos.
  • Vatdagr: día de la semana dedicado al baño y el aseo (sábado). La higiene era más cuidada por los vikingos que por el resto de los europeos.
  • Vetrarblot: celebración del solsticio de verano.
  • Vetrnætr: fiesta de bienvenida del invierno. Se dividía en el Álfblót, dedicado a los elfos, y el Dísablót, dedicado a las dísir, una especie de espíritus femeninos protectores del clan.
  • Vitkar: maestros de runas al que se consultaba sobre el futuro o se le pedía la realización de hechizos.
  • Yggdrasil: fresno gigante que era el sustento de los nueve mundos en que se dividía el universo según la mitología nórdica: Niflheim, Helheim, Svartálfheim, Jotunheim, Midgard, Asgard, Vanaheim, Alfheim y Muspellsheim.

Fuente

 Velasco, Manuel: Breve historia de los vikingos, Nowtilus, 2012, Madrid